Prostitutas vietnam prostitutas brasil

prostitutas vietnam prostitutas brasil

Ha aprobado sin problemas el segundo curso de Económicas y piensa dedicar el verano a trabajar para ayudar a su familia. Es lo que se espera de una joven como ella. Thuy se sube al coche. Es una mañana calurosa y el vehículo se detiene para que puedan refrescarse. Han pasado 36 meses y Thuy sigue siendo una muchacha joven y atractiva. De una belleza delicada. Su figura, moldeada por la finura de sus formas, luce tersa y lozana.

Su rostro, huella de un pasado mestizo, resplandece en unos ojos melosos ocultos tras una media melena jaspeada por tonos rojizos. Su cuerpo ha olvidado el cautiverio sexual. Su mirada no ha dejado de llorar desde entonces. Algo en ella se rompió aquella tarde de verano. Le robaron la inocencia. El derecho a soñar con un mundo perfecto. De hecho, pensaba que estaban hablando de un trabajo en la construcción. Después, las otras dos chicas vietnamitas que estaban en el brothel me explicaron de lo que estaban hablando en realidad.

Tenía que trabajar como prostituta. Cuando Thuy se despertó aquella mañana de no sabía que sus días como estudiante responsable e hija ejemplar habían terminado. Desayunó y charló con su madre antes de salir a la calle. Se encaminó a la dirección de la agencia de trabajo temporal donde había quedado con su amiga.

Antes de entrar en la oficina, dos hombres, que decían representar a la agencia de empleo, le pidieron que los acompañara a comprar material para su nuevo puesto. Durante el trayecto le explicarían en que consistiría. Adquirieron gorras, sombreros y otros utensilios.

Cuando dieron las Me alejé unos metros, hasta una esquina. Hablé con ella y le dije que no iría a casa a comer.

Minutos después cogieron un taxi. Es aquí donde la memoria de Thuy se balancea entre el olvido y la conciencia suspendida. Le ofrecieron un plato de noodles y algo de agua para beber. Los dos hombres se volvieron a dirigir a ella. La condujeron a través de dos pasillos. Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado. Aquella madrugada no había maridos para Thuy.

Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes. Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio. La conversación apenas duró unos minutos. Tenía unos 30 años y hablaba en su idioma. Media hora después, otras dos jóvenes de origen vietnamita aparecieron en la vivienda.

Fue entonces cuando la mujer se dirigió a Thuy: Normalmente, los brokers les permiten rechazar a uno o incluso dos pretendientes, pero después las amenazan: A Thuy la vendieron por 1. Una cantidad ridícula para los miles de euros que sus captores obtuvieron prostituyéndola durante dos años. Todas fueron vendidas después a otros brothels. Evitar a la policía es la principal preocupación. Las mujeres callejeras de Hanoi se quejan de que deben pagar "tasas" extraoficiales a la policía, que les quitan pesadas cuotas de sus ingresos.

Si no pueden pagar, son enviadas a las comisarías distritales, donde las multas trepan hasta 35 dólares. Entonces las mujeres deben pedir dinero prestado y sus donantes se convierten en protectores. En esa etapa, a menudo aparece la heroína. La incapacidad de pagar las "multas" policiales a menudo dan lugar a la internación en un campamento de reeducación. Esos campamento, que suman alrededor de 40 en todo el país, constituyen desde hace tiempo la respuesta oficial del gobierno a la prostitución.

El estado gasta por cada mujer en el campamento apenas seis dólares mensuales. Las internas a menudo hacen trabajos manuales para subsistir, pero se descubren incapaces de saldar deudas anteriores o de mantener a sus hijos u otros dependientes.

Los índices oficiales de reincidencia ascienden a 80 por ciento, lo cual hace que hasta los funcionarios gubernamentales duden de la eficacia de esos campamentos. Cifras oficiosas de un distrito de Hanoi dieron cuenta que cerca de 20 por ciento de las prostitutas callejeras son adictas a la heroína. Para ellas el riesgo de enfermedades venéreas es muy alto…".

Hablé con ella y le dije que no iría a casa a comer. Minutos después cogieron un taxi. Es aquí donde la memoria de Thuy se balancea entre el olvido y la conciencia suspendida. Le ofrecieron un plato de noodles y algo de agua para beber.

Los dos hombres se volvieron a dirigir a ella. La condujeron a través de dos pasillos. Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado. Aquella madrugada no había maridos para Thuy. Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes. Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio. La conversación apenas duró unos minutos.

Tenía unos 30 años y hablaba en su idioma. Media hora después, otras dos jóvenes de origen vietnamita aparecieron en la vivienda.

Fue entonces cuando la mujer se dirigió a Thuy: Normalmente, los brokers les permiten rechazar a uno o incluso dos pretendientes, pero después las amenazan: A Thuy la vendieron por 1. Una cantidad ridícula para los miles de euros que sus captores obtuvieron prostituyéndola durante dos años. Todas fueron vendidas después a otros brothels.

La mayoría de los clientes eran chinos. Entraban, elegían y subían a las habitaciones con las chicas. Ellas ni siquiera conocían el precio de sus servicios. Así, Thuy nunca sabía cuando su deuda quedaría saldada. En prisión nos trataban como si fuésemos cerdos. Cuando no estaba trabajando, Thuy pasaba el tiempo en la casa. Las chicas apenas podían comunicarse. Sólo nos enseñaron algunas palabras en el dialecto local, que es totalmente diferente.

Pese a todo, Thuy consiguió trabar amistad con un cliente. En una ocasión me dijo que su teléfono podía llamar a Vietnam, así que le pregunté si me dejaría llamar a mi hermana. Por un instante las nubes de la memoria se vuelven negras. Thuy se seca los ecos de aquel dolor con las mangas de una chaqueta rosa de punto con la que hoy, tres años después, se protege de la llegada del monzón.

Habían pasado sólo unos meses desde su llegada a Guang Xi cuando la trasladaron de nuevo. La Policía china había efectuado varias redadas contra la trata de blancas en la ciudad, así que el jefe decidió trasladar el brothel a una zona rural.

Era un paisaje bucólico, una campiña rodeada de un bosque frondosos y tierras fértiles. Al cabo de unas semanas, la pareja adquirió una nueva joven. Era un muchacha hermosa, de unos 13 o 14 años, también de origen vietnamita. Incapaz de resignarse, la pequeña se rebelaba con todas sus fuerzas.

No la podían dejar sola, así que la llevaban con ellos a todas partes. En una ocasión, el marido tenía que viajar a su ciudad natal para arreglar unos asuntos de familia. Hicieron el trayecto en su coche particular.

En el camino, en un peaje, la joven vio a la Policía y empezó a gritar. La Policía detuvo el coche y en cuestión de horas todas las chicas del brothel fueron liberadas. Entonces ocurrió lo de la Policía. Hung, que parece tener la misma edad, es el "bao ke" de Lan Anh, o "chulo protector". Atento a la posible llegada de la policía, explica que la pareja obtiene entre ocho y 10 dólares por cliente y, por lo menos, 20 dólares por noche.

Desde entonces, el comercio sexual creció enormemente junto con el aumento de la población urbana. Bares "karaoke", locales nocturnos, salones de masaje y de belleza proliferaron en las principales ciudades y capitales provinciales, muchos de ellos ofreciendo servicios sexuales.

Por supuesto, aquellas que hacen la calle no gozan de esos beneficios. Evitar a la policía es la principal preocupación. Las mujeres callejeras de Hanoi se quejan de que deben pagar "tasas" extraoficiales a la policía, que les quitan pesadas cuotas de sus ingresos. Si no pueden pagar, son enviadas a las comisarías distritales, donde las multas trepan hasta 35 dólares.

Entonces las mujeres deben pedir dinero prestado y sus donantes se convierten en protectores. En esa etapa, a menudo aparece la heroína. La incapacidad de pagar las "multas" policiales a menudo dan lugar a la internación en un campamento de reeducación. Esos campamento, que suman alrededor de 40 en todo el país, constituyen desde hace tiempo la respuesta oficial del gobierno a la prostitución.

prostitutas vietnam prostitutas brasil

Prostitutas vietnam prostitutas brasil -

Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Así, Thuy nunca sabía cuando su deuda quedaría saldada. De una belleza delicada. Otras de corresponsales de guerra. De hecho, pensaba que estaban hablando de un trabajo en la construcción. Lo sensato con lo descarado. Aparece así la catedral de Notre Dame, construida por los franceses cuando eran dueños del país. Sin embargo actualmente se usan ambos apelativos indistintamente. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Sólo nos enseñaron algunas palabras en el dialecto local, que es totalmente diferente.

Prostitutas vietnam prostitutas brasil -

También se hace evidente el morboso toque carnal presente en toda urbe. En el camino, en un peaje, la joven vio a la Policía y empezó a gritar. No sabía si ir a casa o volver a China para ganar algo de dinero.

0 thoughts on “Prostitutas vietnam prostitutas brasil”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *