Chicas protituta foro prostitutas en cuba

chicas protituta foro prostitutas en cuba

Creció en una familia disfuncional. Su madre es una alcohólica perdida y Sheyla desconoce quién fue su padre. El turismo homosexual se dispara en La Habana. Tuve padrastros y madrastras. A los diez años debía limpiar y cocinar.

A los doce comencé a prostituirme por comida, golosinas o cualquier regalo. A los quince, una novia que tenía me enseñó a ganar dinero con los cuadros lésbicos. Con 18 años tuve una hija. Después del parto engordé demasiado y por mis contactos en el mundo del jineterismo me dediqué a comercializar el sexo.

Unos clientes la llaman a su móvil y Sheyla queda en verlos en 15 minutos. Rubias, negras, mulatas, pelirrojas. En la puerta del bar la espera un viejo auto ruso que suele alquilar por 30 cuc diarios. El precio entre los extranjeros depende de la pinta y el bolsillo. Hay europeos que conocen el paño como cualquier cubano. Y no tienen mucha plata. Entonces les cobró 30 cuc por cada muchacha y una comisión de 10 cuc para mí.

Las chicas hacen cualquier cosa. Cuando terminan su faena, cada una me da diez pesos convertibles. Yo les garantizo los clientes. Vivir en Cuba mantenido desde el exterior. Cuando un grupo de amigos con suficiente dinero salen de juerga, es muy probable que terminen pasando la noche con dos chicas. Algunas tienen sus chulos o novios. Por un momento me he pensado que estaba en Putalocura.

Cuba es maravillosa como para perder el tiempo en gilipolleces. Dedica 5 dias a ver la habana al completo que hay mucho y muy bueno dedica lo demas a conocer el resto de la isla: Originalmente Escrito por Gatoconchanclas. Me parece triste pegarte un peazo viaje para irse de putas,ademas de una crueldad comparable a una violación. Simplemente pensar si tu fueras el cubano y tuvieras hermana o madre.

Originalmente Escrito por maritetis. Y pensar que a Batista le culpaban de hacer de Cuba el puticlub de los yankis.

Originalmente Escrito por Unforgiven. Originalmente Escrito por Custó. Pero la jinetera que se folla a un turista consigue pasta para lo que necesite. De que come si no lo hace? Le vas a mandar tu dinero todos los meses para que llene su nevera o compre medicamentos para su familia?

No digo que sea éticamente correcto y hasta ilegal en algunos casos, pero cada mañana sale el sol y todos los días hay que comer. Les dais de comer vosotros? Tranquilos que en 10 años os podreis ahorrar el. El cobarde muere mil veces,el valiente solo una. Yo he ido varias veces, aunque hace ya bastante de la ultima vez Si pudiese me iba contigo. Y tienes que procurar ligar de día, a la discoteca si vas ya con una chica Aunque ellas prefieren una cena, te llevas una botella de ron al apartamento y a dejar el pabellón español bien alto.

Ojo, eso de que todas son putas ni de coña, yo he estado con muchas mujeres allí y nunca estuve con una jinetera, por lo menos nunca me pidieron dinero Originalmente Escrito por matsumoto.

El cubano se folla a la mujer, la amante y si pilla alguna turista también A ver, para el turista no es el lugar mas económico. Yo fui por trabajo y alquilamos una casita en Centro Habana, tienes que preguntar si se pueden llevar mujeres, no todas lo permiten.

Por cierto, una vez allí, olvidate de Internet, no esperes ponerte en contacto con nadie de esa manera.

Su madre es una alcohólica perdida y Sheyla desconoce quién fue su padre. El turismo homosexual se dispara en La Habana. Tuve padrastros y madrastras. A los diez años debía limpiar y cocinar. A los doce comencé a prostituirme por comida, golosinas o cualquier regalo. A los quince, una novia que tenía me enseñó a ganar dinero con los cuadros lésbicos.

Con 18 años tuve una hija. Después del parto engordé demasiado y por mis contactos en el mundo del jineterismo me dediqué a comercializar el sexo. Unos clientes la llaman a su móvil y Sheyla queda en verlos en 15 minutos. Rubias, negras, mulatas, pelirrojas. En la puerta del bar la espera un viejo auto ruso que suele alquilar por 30 cuc diarios.

El precio entre los extranjeros depende de la pinta y el bolsillo. Hay europeos que conocen el paño como cualquier cubano. Y no tienen mucha plata. Llegaban a la capital por su propia cuenta o del brazo de un hombre que las orientaba en esta profesión.

A algunas la pura miseria sin solución las empujaba. Y también las había que gozaban de lo lindo con la promiscuidad nocturna. Algunas, con hijos, soñaban que un hombre las sacara de esa vida. Los viernes arribaba un barco cargado de marines con hambre de hembras y hasta yo tenía que cuidarme en mi camino hacia la escuela. Las prostitutas cubanas no eran noticia en la prensa extranjera. Aquello era normal dentro de una ciudad populosa y dotada de un gran puerto. Lo ocurrido en es de todos conocido.

A esas mujeres se les dio la posibilidad también de estudiar y trabajar. Como la Inesita que, reconociéndome, me preguntó por mi abuela mientras me servía un refresco en una cafetería a finales de los setenta. Ya por aquella década, en discursos y quehaceres periodísticos, en tonos altos o en redacción presuntuosa, la posesión de la verdad absoluta predominaba. En Cuba no existía la prostitución. La telaraña del himen perdía vigencia. Los chicos y las chicas "podían vivir"; en las becas, en los largos trabajos voluntarios, se hacía el amor y no la guerra.

Nunca amparados en la filosofía hippie. Los estudios del Materialismo Dialéctico apoyaban las ideas de la libertad horizontal. Los preceptos de la religión católica, como en otras partes del orbe, se olvidaban, y la realidad es que los cultos sincréticos afrocubanos no se buscan líos con la cópula carnal. A muchas cubanas les gusta declarar ser hijas de Ochun, el orisha dulce y gustador del orgasmo.

En los ochenta estuvo de moda la llamada titimanía. Cincuentones con poder, dinero y coche, se enredaban con jovencitas. Por supuesto, podía reinar el amor. Pero también ese interés que "fue al campo un día". El peligro del sida había aumentado la propaganda sobre la sexualidad responsable por todas las vías habidas y por haber. Años antes se habían iniciado las clases sobre Educación Sexual en algunos niveles de la enseñanza. En periódicos, la radio y la TV, hablaban los psicólogos hasta de la pareja abierta.

Descendía la maternidad, aumentaban los divorcios y las parejas consensuales. Un período nombrado especial sacó sus afiladas uñas. El jabón y el aceite subieron de categoría. Ahora eran artículos de lujo. Se miraron en el espejo de la madrastra de Blanca Nieves y éste contestó que estaban aptas para el negocio.

Los nuevos turistas no eran como los marines de los Ni las chicas como aquellas. Estas tenían como mínimo un noveno grado; estaban sanitas, pues la salud y la educación continuaban gratuitas.

También los nuevos proxenetas eran diferentes. Los cambios influyeron también en familias y barrios. Aquel vecino que a su llegada nocturna del trabajo encontraba a un par de chicos haciendo el sexo en el rincón oscuro de la escalera, no se asombraba al conocer que fulanita cobraba ahora en dólares lo que antes realizaba por afición.

En ciertas familias los nuevos códigos sobre el sexo ayudaron a abaratar la moral, y hasta presumían de los regalos traídos por la hija. Ante realidades tan diferentes, urgía también un nuevo apelativo: Ni las parisinas, cumbres del sexo bucal; ni las asentadas en el viejo Londres, ni las adornadas en vidrieras de Alemania, ni las tailandesas, ni siquiera las geishas.

Nada comparable a una jinetera. No eran noticia las otras jóvenes, las que iban en bicicleta a la universidad, remendaban sus tennis y con los viejos vestidos de la abuela inventaban blusas descotadas. A Cristo le perdonaron tener una prostituta en su genealogía. La puta moderna cubana es el reverso de la meretriz aventurera de los países donde residimos ahora.

Cuando les pregunté a mis padres el por qué de lo que estaba sucediendo, se manifestó la ingenuidad humilde campesina extraviada por la dirigida propaganda gubernamental: Llegaba a Varadero y allí estaba obligada a desarrollar todas mis habilidades para cazar un Yuma, no en una cafetería, hasta en una funeraria si fuera necesario, tenías que encadenarlo, porque la competencia era mucha.

Mi vida comenzó a cambiar en todos los sentidos mientras aguardaba por mi Yuma desconocido aunque fuera un negro de Burundi, nunca fuí racista y de puta menos lo iba a ser. Me detuvieron varias veces, me encerraron por días, me dieron como tres cartas de advertencias y el CDR de mi cuadra, amen de otras instituciones gubernamentales me llevaban de la mano y corriendo, por suerte ya me había graduado, los come candelas del pueblito campesino advertían a sus hijas que no podían ni respirar el aire cerca de mí, me convertí en una apestada dentro de mí mismo país y al mismo tiempo me habían empujado a que se me arrebatara el derecho a ser amada por un hombre decente.

Si les cuento las cosas que debemos hacer las jineteras cubanas para satisfacer a un bando de hijos de putas libinidosos, que solo superan a los hombres de Cuba, en los billetes verdes que llevaban en sus bolsillos, no me iban a creer y sería una negra mancha sobre esta hoja que ustedes leen, no quiero acudir a los sentimentalismos baratos, ni a esas escenitas de decencias y humanitarismos de a tres por quilos que recurren los que en Cuba, en el mundo defienden la indecencia de un sistema podrido hasta la médula.

Al menos tuve la satisfacción medievalista que mi virginidad se la entregué a un cubano en un platanal de la escuela al campo y no a unos de esos cerdos llamados turistas que abusan de la pobreza y no meto en mismo saco a todos los turistas.

Nunca, ni ahora que soy una mujer decente y fiel a su esposo negaré que fuí una puta, porque esa condición de jinetera es una denuncia viva en contra de un sistema. Por un momento me he pensado que estaba en Putalocura. Cuba es maravillosa como para perder el tiempo en gilipolleces. Dedica 5 dias a ver la habana al completo que hay mucho y muy bueno dedica lo demas a conocer el resto de la isla: Originalmente Escrito por Gatoconchanclas.

Me parece triste pegarte un peazo viaje para irse de putas,ademas de una crueldad comparable a una violación. Simplemente pensar si tu fueras el cubano y tuvieras hermana o madre. Originalmente Escrito por maritetis. Y pensar que a Batista le culpaban de hacer de Cuba el puticlub de los yankis. Originalmente Escrito por Unforgiven. Originalmente Escrito por Custó. Pero la jinetera que se folla a un turista consigue pasta para lo que necesite. De que come si no lo hace?

Le vas a mandar tu dinero todos los meses para que llene su nevera o compre medicamentos para su familia? No digo que sea éticamente correcto y hasta ilegal en algunos casos, pero cada mañana sale el sol y todos los días hay que comer. Les dais de comer vosotros? Tranquilos que en 10 años os podreis ahorrar el.

El cobarde muere mil veces,el valiente solo una. Yo he ido varias veces, aunque hace ya bastante de la ultima vez

chicas protituta foro prostitutas en cuba El cubano se folla a la mujer, la amante y si pilla alguna turista también Dedica 5 dias a ver la habana al completo que hay mucho y muy bueno dedica lo demas a conocer el resto de la isla: El turismo homosexual se dispara en La Habana. Originalmente Escrito por Paquito charcos. Pero la jinetera que se folla a un turista consigue pasta para lo que necesite. Jinetear no es delito en Cuba.

0 thoughts on “Chicas protituta foro prostitutas en cuba”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *